Artesanía

Trabajo el cartón piedra, un material accesible, sostible, muy versátil, ligero y duradero. Con esta técnica elaboro piezas decorativas de pequeño y gran formato en las que conviven la tradición y el diseño. Se trata de obras totalmente personalizables, de gran expresividad y colorido, cargadas de humor que beben, en muchas ocasiones, de la reinterpretación de nuestro patrimonio cultural, de la música popular, de los cuentos tradicionales o incluso de situaciones cotidianos.

 

lo quiero

Dónde comprar

Puedes comprar mis piezas o hacer encargos poniéndote en contacto conmigo, en Etsy o en la tienda Eladiz de Santiago de Compostela.

la técnica

El cartón piedra

Desde el invento del papel encontramos objetos creados con este material endurecido con engrudo: desde juguetes y muñecos hasta muebles y decorados.

Existen diferentes técnicas para modelar el cartón. Por lo general la que más utilizo es la conocida como cartón piedra o cartapesta: la superposición de trozos de papel sobre estructura de alambre, mimbre o papel o sobre un molde, que después se recubre con estuco. En ocasiones también empleo el papel maché o papel machacado reciclando los restos de cartón hasta conseguir una pasta de papel que modelo como si fuera barro.

Los procesos de trabajo son muy largos y hoy en día existen muchos otros materiales que podrían sustituir el cartón piedra. Pero yo sigo apostando por esta técnica tradicional haciendo una lectura más contemporánea mezclando el papel con otros materiales para crear diferentes texturas o aplicando esta técnica a otros ámbitos que no son los habituales para este material.

Uno de los motivos que me llevan a seguir trabajando con el cartón piedra es su sostenibilidad. Es un material ecológico o de muy baja toxicidad por lo que podemos decir que su elaboración es un proceso limpio tanto en la producción como nos residuos que genera.

No menos importante para mí es el hecho de que al ser procesos accesibles, que precisan de poca infraestructura inicial, son de fácil transmisión. Entiendo la artesanía no solo como los productos que elaboramos, si no como unos conocimientos que se fueron conformando a lo largo del tiempo. Esos saberes forman parte de nuestro patrimonio inmaterial y es importante su conservación y difusión. Por eso dedico gran parte de mi tiempo a formación.